Abstracto del Capítulo Raddel, de mi Libro: Gloriosas al Anochecer

24.05.2021


Gloriosas al Anochecer
Libro de Raddel
Capítulo 2: Guerra de Mafias

Sin hesitarlo demasiado, Rosetta frena estrepitosamente justo en medio de la carretera que da a la intersección con avenida Parque Industrial, casi al término de la ciudad de Puerto Montt. Esto llamó la atención de Nanase, quien desde la avenida aledaña Presidente Ibáñez, tuvo que ordenar a Ulma frenar también. Ambas descendieron del carro y continuaron a pie al columbrar a Parsons hacer lo mismo.

Rosetta bajó del auto raudamente empuñando dos rifles de asalto M4A1, de calibre 5.56 mm. En cuanto los mercenarios de la Bohemian Grove lo notaron, vertiginosamente desviaron el vehículo a la izquierda, colisionando con otro estacionado de un beligerante chileno.

- ¡Rosetta! ¿Qué carajos estás haciendo? ¡SUBE AL MALDITO AUTO!

- ¡Me ocuparé de ellos! Llévate el paquete al punto acordado.

-Al diablo con los Bilderberger.

- ¿Qué haces?

-Si tú disparas, yo disparo, loca pasional.

-Te amo, estiércol pasional.

Un letargo beso francés de la dupla diabólica acicalaron los ambientes urbanos y bélicos en ese tris. La policía continuaba la persecución de la pareja ventrílocua. Al otro lado de la avenida, Nanase y Ulma arribaban con sus armas ninjas. John las atisba y les dispara usando sus Red 9, arma favorita del ventrílocuo. Empuñando dos en cada mano, dirige una en cada dirección, a Nanase y Ulma.

- ¡Cuidado Ulma!

-Lancemos las Shuriken, ya.

Cuatro Shuriken fueron disparadas con la fuerza feminista de dos combatientes de las Tríadas, ninguna de ellas optó por recoger algunas armas tiradas en el suelo. Las Shuriken rasgaron y lesionaron a Fergusson en sus pantorrillas, se acongojó tenuemente por el dolor enclaustrado en sus perniles, pero no bajó su guardia. Era la lucha a muerte, hasta que sus títeres y las muñecas de Rosetta comenzaron a golpear el interior de la cajuela del automóvil donde viajaban.

Sorprendentemente, Nanase corrió hacia su derecha mientras acuciaba su katana a la altura de su pecho, rebotando las balas de Fergusson, acción repetida por la Kunoichi Ghataka, quien vaciló hacia su izquierda sosteniendo su Uchiwa que al colocarse detrás de un parapeto de concreto, se abalanzó hacia John cuando éste se dispuso a recargar.

Nanase Yakamura se empabiló hacia Rosetta, ésta la columbró mientras vaciaba sus cargadores hacia los apostados de Bohemian Grove. El resto de la población chilena de Puerto Montt, presa de la balacera corría despavorida ante los actos terroristas.

- ¡Abajo! - Gritó Galentine, para cubrir a sus hombres. Presas de la lluvia balística de Rosetta Parsons.

- ¡La policía está llegando! ¿Qué hacemos?

- ¡Disparen a la policía! Voceó Nanase a sus hombres.

- ¡Fuego a discreción!

Ulma Ghataka golpea a Fergusson con una patada lateral mientras doblegaba su cuerpo torciéndolo; John deja caer sus armas y se quita su chaqueta de seda, aun con las balas lloviendo sobre su cabeza, valiéndole madres se echa a combate cuerpo a cuerpo contra una ninja femenina.

- ¡Es todo lo que tienes! ¡Una simple patada!

John se abalanza sobre Ulma, ésta sagazmente evade sus puñetazos y mientras lo hace, su columbra la cierne sobre los anillos punzantes en sus dedos. Ulma usa su Uchiwa cortando a John en su abdomen, una rasgadura que apenas y sangraba, pero Fergusson sonreía por tal dolor acrecentado en su vil experiencia pasada.

Fergusson realiza patadas circulares que una vez más, Ulma logra evadir y continúa golpeando letalmente en puntos estratégicos. Un error se hizo notar, Ulma intenta adelantarse a la posición de John para reducir distancia, pero éste logra asestarle un trastazo con su puño derecho, un poco de sangre salió disparada proveniente de las fosas nasales de Ulma. Rápidamente se limpia usando su brazo mientras lo acicala, su nariz estaba rota y el dolor era insoportable; sin embargo, la Kunoichi apenas estaba calentando. Entonces John decidió que su entrenamiento en Tae Kwon Do era necesario para vencerla.

Fergusson se avienta ante Ghataka y realiza dos golpes enérgicos, Ulma los evade pero no vio venir una combinación de tercer golpe frontal y patada en punta directo a su quijada. Se acongoja para atrás, John vuelve a pegarle. Una patada voladora, Ulma no pudo predecir la rapidez de ese golpe, recibe un trastazo en su pómulo izquierdo. John recupera su guardia y asesta otra patada lateral a la boca del estómago de Ulma, quien apenas condoliéndose intenta mantenerse en pie por el golpazo en su cara.

Ulma cae dos metros atrás sin postrarse lo suficiente para aminorar la caída. Fergusson no perdona y se deja caer sobre ella con sus rodillas, Ulma gritó mortalmente, John comienza a golpearle la cara a puño cerrado, Ulma logra zafarlo dilucidando sus llaveos enérgicos. John sale despedido a un metro y medio de distancia, ambos se postran en pie nuevamente, Ulma remiró a su combatiente y aun adolorida con sangre por todo su rostro sonrió, mientras que Fergusson totalmente sano relativamente, risotea por su pronta victoria.

Al otro lado del vehículo, Nanase lanza una última Shuriken a Rosetta, la muñequera diabólica nada pudo evitar, lesionándose en la pierna derecha. Un disparo perdido de un gendarme chileno le alcanzó en la clavícula de Nanase, ésta se aturde y rápidamente se pone a cubierto casi a la par con Rosetta, ambas se triscan la columbra y se echan al combate cuerpo a cuerpo.

Rosetta retiró sus zapatillas de tacón y saca un Sai pequeño de un compartimiento secreto. Nanase aun adolorida en el hombro izquierdo, apenas y se arrodilla para evitar las balas de la policía. Yakamura usa su katana y realiza movimientos en vaivén pero Parsons logra ladearlos usando el Sai, incluso éstas armas fueron diseñadas para romper las Katanas.

Se ausculta otro golpe atroz en la cajuela del carro, las muñecas y los títeres querían salir a cuidar de sus dueños, pero ¿Cómo es posible que simples marionetas cobren vida? ¿Acaso no siguen la primera ley de Newton? O peor aún ¿Quién dice que las marionetas de Rosetta y John son de este mundo?

Una unidad de operaciones especiales de la policía de Puerto Montt se hace presente en la calle aledaña, de ella salen dos pelotones de fuerzas castrenses ideales para el tipo de combate urbano. Galentine remira que no puede cubrir dos flancos vitales, ni siquiera resguardar a Nanase. Es la hora perdida para los criminales, pero algo sorprendente estaba por ocurrir.

Una flecha logró perforar el brazo derecho de Nanase, la mafiosa china vociferó atrozmente por tal ramalazo que Galentine y sus mercenarios se dieron cuenta de lo ocurrido. En el tejado cercano a la contienda; cuatro sobrevivientes de las Tríadas, miembros de su guardia imperial, logran divisarla siendo atacada por una entidad más. La columbra la percibieron a quinientos metros más, una encapuchada local, la justiciera Verónica Raddel. Los cuatro imperiales surcan los techos de los edificios y descienden usando sus entrenamientos ninjas, dirigiéndose a la cazadora de Demonios. No obstante; Fausto y los desplegados de Cuna Mayor, salen en defensa de Rosetta y Fergusson, atacando a la unidad de fuerzas especiales.

Se creó otro frente en la retaguardia. Aquella noche vapuleada en guerra llamó la atención de las virtudes en el empíreo. Fausto y su comando armado de treinta hombres y mujeres, lanzan granadas de esquirlas para doblegar a los GOPES (grupos de operaciones especiales de Puerto Montt).

Verónica Raddel se echa a correr hacia la dirección de Nanase para matarla de una vez por todas, pero los guardias imperiales le entorpecen el plan, comienzan a pelear con ella usando artes marciales. Raddel dispara cinco flechas más usando su ballesta personalizada, matando a dos guardias. Los otros dos se ponen a cubierto y lanzan Kunais para herirla. Raddel cae por un Kunai incrustado en su costilla, el letargo la orilló a ponerse detrás de un carro abandonado. Levemente retira el arma blanca de su cuerpo y deja soltar un quejido que llamó la atención de los guardias imperiales, quienes se dieron cuenta que Raddel estaba en desventaja. Raudamente salieron y continuaron la refriega para con ella.

Al ver a Nanase sumamente débil por el flechazo en su brazo, dejó caer su Katana y en completa desventaja, trata de acabarla. Rosetta Parsons se abalanza sobre ella e intenta clavarle la punta del Sai a su pecho, acción descrita Nanase la toma con su mano izquierda y logra mantenerla lo suficiente para alejarla de su cuerpo, fue una lucha de fuerza, quien tuviera más sería la victoriosa.

Nanase fue más fuerte, logra alejarla lo suficiente y en cuanto notó que Rosetta se levantó para llevarle el Sai a rasgar su garganta, Nanase la patea en su estómago, Rosetta se acongoja hacia atrás y recibe un disparo en su cadera derecha. Cae por el letargo incierto, vuelve a estar en su misma posición y columbrando a la mafiosa de las Tríadas, susurra a sus muñecas.

Un golpe más en la cajuela del carro donde viajaban los ventrílocuos. Rosetta recibió un disparo más, éste dio justo en el pectoral derecho, casi a la altura de su corazón, sangraba dolosamente y se tocaba su teta. Aun convaleciéndose le pide a su novio John Fergusson hacer lo que en público no debían.

- ¡John! Mis muñecas. ¡Deja salir a los Lyrianos! ¡MIS MUÑECAS! ¡Déjalas salir!


Gloriosas al Anochecer

Es un género redondo. Las historias están ambientadas en la saga ÁNGELES GUARDIANES: LA ELEGIDA. VOLUMEN 1.

ISBN-10: 1687839999

ISBN-13: 978-1687839992

Protagonistas: Verónica Raddel, Nanase Yakamura y Rachel Mallory.

Personajes Secundarios: Svava, Brunilda, Porün, Skadi, etc.

Antagonistas: Carlos Samarroa, Mente Negra, Los Silenciadores, Yaroslav Petrova, etc.

La segunda edición es de venta exclusiva en Amazon